Diferencia entre jefe y líder: ¿Es mejor ser jefe o líder en el trabajo?

 

Siglo XXI, año 2018, el sector empresarial, los negocios y los organigramas están en continua evolución. Todo cambia y afortunadamente, mejora. Los profesionales están mejor preparados, desde las organizaciones se presta cada vez más atención a las necesidades del equipo y a aspectos vitales como la motivación, el compromiso, la gestión del talento y el liderazgo. El cambio es evidente a nivel profesional, pero si hay algo que en los últimos tiempos ha sufrido modificaciones y mejoras muy notables a nivel laboral es el papel del antiguo jefe ahora convertido en líder.

Y es que de un tiempo a esta parte hemos dejado de hablar de jefes para comenzar y afianzar con el paso de los años el concepto de líder. Pero, ¿qué diferencias existen? ¿Por qué hemos hecho ese cambio y además, nos lo hemos quedado? ¿Por qué incluso llega a tener connotaciones negativas lo de que nos nombren como jefes?

El cambio de jefe a líder

Jefe y líder parece que son lo mismo, que realizan las mismas acciones y que sobre todo, tienen las mismas cualidades con pequeños matices, y que el cambio de nombre responde más a una moda o tendencia profesional que a la realidad que subyace detrás de todo, pero es todo lo contrario ya que son grandes los rasgos fundamentales y vitales que determinan qué es un jefe o un líder.

Pero, antes de llegar a las diferencias y características propias de cada uno, deberíamos indagar en el por qué este cambio de concepto. Todo comenzó años atrás cuando como decíamos al principio del post, se comenzó a tener más conocimiento de la importancia de los trabajadores de las empresas a niveles más allá de lo puramente profesional. Se comenzó a estudiar y a valorar la necesidad de trabajar la motivación para conseguir aumentar la productividad; de lo importante que es que un miembro de un equipo esté satisfecho con su trabajo, se sienta parte del grupo, conozca sus capacidades para explorarlas al máximo, lo que ello repercute en el rendimiento del trabajo diario y de  la empresa en general. Y de ahí se llegó a la conclusión de que el esquema (y el concepto) “antiguo” de un jefe que sólo manda, ordena y recrimina estaba muy alejado de ser la figura que conseguiría aumentar la motivación y valoración profesional del individuo.

Por esto, por la necesidad de construir otro tipo de empresa a nivel de equipo, se fue fraguando la idea de que el jefe de toda la vida era un perfil antiguo, obsoleto y que debíamos ir modificando su conducta, actitudes y desempeño diario hacia algo mucho más saludable, momento en el que surge la idea de líder como actualmente lo conocemos y lo trabajamos.

jefe o líder

Diferencia fundamental entre jefe y líder

En este post vamos a indagar más en los dos perfiles y por qué todas las organizaciones, empresas y grupos deben mutar de tener jefes a líderes pero por más vueltas que le demos, todo radica en una gran diferencia que expresada en pocas palabras, es fácilmente entendible.

La gran diferencia entre jefe y líder es que un jefe basa su posición en la de autoridad impuesta es decir, el acto de mandar sobre los demás con el único argumento supremo de su posición mientras que un líder actúa con su equipo con el objetivo de conseguir resultados a través de la motivación de los integrantes del grupo y el trabajo en equipo. El líder, lidera el grupo. El jefe, manda al equipo.

Puntos de separación entre jefe y líder

Llamamos a este apartado o sección “puntos de separación” porque de unión hay pocos y es que un jefe y un líder, si cada uno desempeña bien su rol, no deben parecerse en casi nada. Y es que…

  • Un jefe, manda… Un líder, lidera.
  • Un jefe, impone… Un líder, convence.
  • Un jefe, actúa con el brazo del miedo… Un líder, trabaja desde la confianza.
  • Un jefe, señala culpables… Un líder, soluciona los conflictos construyendo en positivo.
  • Un jefe, ordena tareas… Un líder, se involucra, gestiona desde la creatividad.
  • Un jefe, es inseguro y tiene miedos… Un líder, confía en lo que los demás saben hacer mejor que él.
  • Un jefe, es distante y lejano… Un líder, es cercano, le importan las personas.
  • Un jefe, maneja esquemas cerrados y antiguos… Un líder, está abierto al cambio constante y al desarrollo.
  • Un jefe, sólo valora lo cumplido… Un líder, valora lo ejecutado y las situaciones determinadas del proceso.
  • Un jefe, es el poder… Un líder, es la inspiración del equipo.

¿Es mejor ser jefe o líder?

Tras este detalle pormenorizado entre lo que representa un líder o un jefe, podríamos decir que queda bastante claro lo importante que es, a día de hoy, si quieres tener una empresa en la que trabaje un grupo motivado, comprometido, que saca lo mejor de sí mismos para aportarlo al proyecto y que está en continua evolución y crecimiento, necesitas ser un buen líder, y por supuesto, quitarte la chaqueta de jefe (e incluso literalmente que los jefes son muy chaqueta y corbata, un atuendo muy de marcar distancias y rangos) para ponerse a nivel del equipo y sacar lo mejor de cada uno. Un buen líder se hace respetar por ser una persona cercana, que confía en su equipo, con el que se puede hablar, al que se le pueden ofrecer ideas y soluciones… Y eso, es lo que tu compañía necesita a día de hoy, seguro.

jefe o líder

*Una de las mejores actividades que se pueden realizar dentro de una empresa o grupo profesional para instaurar un nuevo rol o acercar posturas son las de Team Building. Basadas en aumentar la motivación, el compromiso y la cohesión del equipo, es fácil mediante team building llegar a objetivos y mejorar el liderazgo y el rendimiento del equipo, y además, en una jornada de diversión en plena naturaleza. Hasta la próxima, amig@s!

Artículos Relacionados

Déjanos un comentario