Team Factory Blog

Team building, 10 buenos ejemplos de actividades para tu empresa

10 ejemplos de actividades de team building para empresas

Se dice que si a un grupo de personas se les plantea un reto, el resultado (además de la probable consecución de objetivos) es una mayor unión entre los miembros del equipo; de hecho es una de las máximas en la aplicación y desarrollo del concepto ‘team building’, actividades de una empresa dirigidas a crear conciencia de equipo.

Literalmente la traducción sería algo así como ‘construyendo equipos’; se trata de actividades de team building con el objetivo principal de mejorar el rendimiento, por medio de un team event en Madrid o en cualquier otro espacio habilitado para este fin, aunque también tiene el efecto de aumentar la satisfacción entre los miembros de la empresa, al establecer relaciones informales entre los profesionales.
(más…)

Trabajo en equipo: dinámicas de grupo para empresas

10 dinámicas de grupo de trabajo en equipo para empresas

En ocasiones se produce la siguiente paradoja dentro del ámbito laboral: las personas conviven durante varias horas de sus días, están juntas físicamente, y sin embargo, no siempre se da el trabajo en equipo. El trabajo en equipo requiere dinámicas muy concretas. La práctica y algunas investigaciones demuestran que la comunicación, la cohesión y la colaboración en la organización mejoran considerablemente si usamos las actividades de team building en Madrid y alrededores.

Voy a ahondar en este concepto del trabajo en equipo y dinámicas para empresas, a la vez que ofrezco algunas recomendaciones prácticas. El objetivo es que lleguéis a entender que dentro de las empresas, el equipo es mejor que cada uno de sus miembros por separado.
(más…)

Música para trabajar en la oficina: los mejores temas

Musica para la oficina

La música es como un alimento para el alma, y si te gusta escucharla, coincidirás conmigo en que nos puede acompañar en un sinfín de situaciones diarias, para hacer de nuestra cotidianidad un lugar más amable. En el coche mientras conducimos, en casa después de un agotador día de trabajo, en la cafetería dónde compartimos momentos con nuestros amigos, …; ¿y que me dices de la música para trabajar en la oficina?

Eso sí, en la oficina o lugar de trabajo, también debemos tener en cuenta a las personas que nos rodean, porque no a todos les gusta que la música les acompañe en el horario laboral, o porque a los demás no les va nuestro estilo, o quizás se trata de una diferencia de opiniones en cuanto al volumen. Incluso cuando es la dirección de la empresa quien regula este tema, se deben tener en cuenta el mayor número de opiniones posible, antes de valorar la idoneidad de permitir que se escuchen temas musicales mientras se realizan determinadas tareas.
(más…)

Qué es gamification y cómo usarla en el trabajo

Que es gamification

Que es gamification?

Puede que te preguntes que es gamification: se trata de una idea emergente que proviene del mundo anglosajón. Al utilizarla se pretende convertir en juego situaciones que no pertenecen estrictamente al mundo de ‘los juegos’, de forma que encontramos aplicaciones en la empresa, la educación, e incluso en el ámbito comunitario, en el caso de asociaciones cívicas o colectivos culturales.

En realidad ’todo está inventado’ (¿o no?) porque ya hace varias décadas que se están utilizando dinámicas grupales / juegos con objetivos concretos, dentro de contextos formativos o sociales. Sin embargo la estrategia ha crecido y se ha elaborado de nuevo, con el objetivo de conseguir la motivación en diferentes grupos de personas.

Pero la gamification (gamificación en castellano) no sólo está orientada a motivar, ya que también es capaz de mejorar relaciones entre empleados, e incluso sus habilidades de resolución de problemas. Además, el desarrollo de la tecnología aporta un valor añadido a determinadas actividades que, de otra forma, no serían tan sencillas de desarrollar. El potencial de los videojuegos, por ejemplo, ya está siendo estudiado por profesionales en diversas materias como la productividad, la salud o la psicología; en la práctica, su eficacia llama poderosamente la atención a responsables de Recursos Humanos de grandes y medianas empresas.
(más…)

La importancia de fijarse metas intermedias para alcanzar objetivos

 

A menudo cuando pensamos en mejorar nuestra productividad o la de los equipos que dirigimos pensamos en fórmulas para sacar mayor rendimiento a nuestro tiempo, a estrategias para permanecer más tiempo trabajando que perdiendo el tiempo en cómo permanecer más tiempo concentrados en lo que estamos haciendo.

Todo eso forma parte de las estrategias de gestión del tiempo que nos convierten en profesionales más eficaces, desde luego. Pero muchas veces perdemos el foco de lo más importante, de lo que realmente importa: el por qué. Nuestra meta final. ¿Qué queremos conseguir con tanto trabajo? ¿En qué punto podremos tomar aliento y decirnos a nosotros mismos "lo he conseguido, busquemos un nuevo reto"?

Perder de vista la meta es seguramente la mayor causa de pérdida de productividad. El día a día es intenso. Trabajamos muy duro y terminamos el día satisfechos con lo que hemos hecho. "Hoy he hecho un montón de cosas". Estupendo. Pero, ¿te has preguntado si todas cosas que has hecho realmente importan? ¿Te han acercado un poco más a tu objetivo?

Este problema se agrava especialmente con metas a largo plazo. Cuando una meta está muy alejada en el tiempo lógicamente es mucho más sencillo perderla de vista y olvidarla.

Existe un truco muy sencillo que es puro sentido común. En el mundo de la gestión de equipos suele llamarse "Divide y Vencerás" (famosas palabras escritas por Julio Cesar en la Guerra de las Galias). Si una meta es demasiado amplia como para ser abarcada de una sola vez, es conveniente establecer metas intermedias más asequibles para que nos resulte más sencillo mantener el foco. Es el famoso "partido a partido" que a veces entonan los entrenadores de fútbol en las ruedas de prensa. No olvidemos que los entrenadores son, ante todo, expertos en gestión de personas.

Al fijar una meta cercana y palpable podemos medir de forma mucho más sencilla lo que comentábamos al principio, si una tarea nos acerca o no a la consecución de nuestro objetivo. Es imposible calcular el impacto que tendrá un informe sobre el objetivo de la empresa de crecer un 10% en 3 años. Es imposible saber si incidirá en la cuenta de resultados de este año. Pero si podemos saber si nos acerca más o menos a una meta más asequible como puede ser mejorar los resultados de un trimestre. Terminar el informe nos acerca a nuestra meta intermedia, que es obtener beneficios en este trimestre. Los beneficios de este trimestre ayudarán a cerrar el año en positivo lo que a su vez nos ayudará a cumplir el objetivo último de la empresa, que resulta ser inabarcable.

Fijar metas intermedias fomenta además la disciplina y la autogestión de las personas que están involucradas en la consecución de un objetivo. Es imposible que un grupo de personas se autogestionen si la meta que fijamos es del tipo "este año hay que terminar el proyecto". Es mucho más efectivo ejercer un rol de dirección y fijar metas asequibles de forma regular, "esta semana debe estar preparado el análisis previo, la semana que viene planearemos la implementación".

Son estas metas intermedias en las que debemos hacer hincapié en las planificaciones porque son mucho más fáciles de comunicar y de comprender, incluso para nosotros mismos. Nuestra mente está mejor preparada para procesar información concreta y que se refiera a algo lo más inminente posible.

Una buena práctica es establecer metas intermedias cada mes, nunca más largas que un trimestre, y hacer pequeñas celebraciones por la consecución de los hitos. Las pequeñas victorias son un buen alimento para la motivación.

El secreto mejor guardado de la productividad personal no está en hacer más cosas en menos tiempo, está en saber elegir qué hacer y cuándo hacerlo. Para saber qué hacer en cada momento es necesario tener claro cuál es nuestro objetivo, y resulta mucho más efectivo manejar un objetivo fácilmente alcanzable que un objetivo demasiado grande, vago o alejado en el tiempo.